En este espacio académico abordaremos la formación ética del bibliotecario como un principio rector para orientar su desempeño y el sostenimiento social e histórico de su actividad. 

La ética es una dimensión reflexiva inherente a la formación y al quehacer profesional; ella le permite a la persona no solo comprender el mundo en el que le corresponde actuar sino que también  le ofrece criterios orientadores para entenderse con los otros en acciones cotidianas y comunes.

Las bibliotecas y centros de información, además de la responsabilidad ética que implica cualquier profesión, tienen unas misiones y objetivos de carácter social que conllevan una serie de valores añadidos. Los profesionales de la información son responsables moralmente ante sí mismos y ante la sociedad en su conjunto. Es por ello que este espacio pretende generar actividades por medio de las cuales el estudiante pueda reflexionar, reconocer y adoptar los principios éticos propios de la profesión.

Espero que se esta materia se convierta en un espacio de encuentro y reflexión, teniendo en cuenta que la participación y la interacción son aspectos fundamentales para aprobarla.  

  • A modo de introducción les recomiendo que lean el programa de estudios. En el mismo se explicitan los contenidos a desarrollar, la metodología, la forma de evaluar y la bibliografía recomendada.